En tu día…

3093909269_1_3_rfB3biXe_large

Estuve viendo esta hoja en blanco durante un par de meses no tenía la menor idea de lo que quería escribir este día, tú día. Para el mundo entero hoy es un día como cualquier otro, para hacer las compras del super, para disfrutar a la familia y por supuesto para una buena tarde de películas.

Durante seis años el 20 de agosto era de mis más grandes prioridades unos meses antes me encontraba viendo tutoriales para conseguir hacerte el mejor regalo de todos; nunca fue suficiente llenarte de regalos materiales, así que el complemento perfecto era crear algo hecho por mi, sacar mi lado creativo y poner manos a la obra. Como olvidar aquella guitarra eléctrica que hice guiada por un excelente episodio de Art Attack, a pesar de tener que verlo un par de cientos de veces los resultados fueron los esperados, no podría cambiar por nada tu cara de emoción y la forma en que me viste.  O aquella vez que llegaste de la universidad y tu recámara estaba inundada de globos rojos, un corazón enorme, fotos, letras gigantes, dulces por toda la cama y tus regalos en el centro. Uno de los regalos que más trabajo me costo hacerte fue Bender de futurama, estoy segura que que me quedó fatal, sus ojos se caían cada dos minutos, y la estructura de su cuerpo no estaba bien, recuerdo estar triste al entregártelo, pero tu respuesta no pudo haber sido mejor, te encanto. Para mi siempre fueron especiales tus días, no eran la gran fiesta pero estar ahí durante seis cumpleaños me hicieron sentir la mujer más afortunada del mundo. En compañía de tu mamá, papá, hermanos y tu encantadora sobrina, cantabamos las mañanitas y comíamos un delicioso pastel.

¿Qué cómo me siento? No es fácil, no puedo explicar la sensación y necesidad de correr, tocar tu puerta y abrazarte, sólo eso abrazarte muy fuerte sin decir una sola palabra; eso me bastaría para que supieras que siempre, cada segundo, cada instante de mi vida voy a desearte el mayor de los éxitos. Durante muchos años te vi crecer, te vi triunfar; nunca pude estar más orgullosa de tus logros y de la maravillosa persona en que día a día te convertías. Y a pesar de ya no formar parte de tu vida mis deseos porque alcances tus metas y sueños siempre estarán presentes … Podría escribir líneas infinitas de anécdotas e historias  pero hoy no hace falta, hoy estás aquí.

Siempre serás de las personas más importantes de mi vida, de aquellas que marcan y cambian vidas, cumpliste tu misión en vida e hiciste de mi una mejor persona. Hoy estoy feliz por ti, hoy te deseo lo mejor, hoy te canto las mañanitas, hoy te felicito, hoy no me apena llorar, hoy estás presente, hoy es la última vez que escribo para ti en tu día.

Felices 28 …

 

No me urges …

20814857_10213665846664315_1968581876_n

Hoy más que nunca NO me urges.
No me urge que me abraces.
No me urge que me beses.
No me urge tomar tu mano.
No me urge verte a los ojos.
No me urge sentirte cerca.
No me urge tocar tu piel.
No me urge escuchar tu voz.
No me urge tu aroma.
No me urge llamarte.
No me urge escribirte.
No me urge versarte.
No me urge verte.

Cuantas verdades se puedes ocultar si las esconder de madrugada, si cuando me atrevo a  pensarte siquiera me refugio en otros labios, en otros brazos, en otra piel …

 

 

 

Los 16 tipos de “amigas” que todas tuvimos.

amigas

 

  1. La que cada semana termina trágicamente con su novio; te llama llorando, jura no volver con él y el fin de semana por alguna extraña razón decide darle otra oportunidad (por milésima vez).
  2. La que es horrible pero tiene la habilidad de conquistar a todos los hombres que pasan por su camino.
  3. La que no deja de habla de trabajo.
  4. La más fiestera, cada fin tiene ganas de de ir a bailar “un rato”.
  5. A la que nunca le va bien. Haga lo que haga sus historias de amor son un desastre y no ha encontrado el trabajo ideal.
  6. La de la risa escandalosa y contagiosa, una mujer cero penosa y con la que nunca tendrás un mal día.
  7. La más timida, en las reuniones apenas logra decir un par de palabras y sonríe con los comentarios de los demás.
  8. La que siempre llega tarde, tienes que adelantarle la hora de reunión para que logre llegar siquiera a tiempo.
  9. La que encuentra al amor de su vida dos o tres veces al año, y siempre dice que es el indicado.
  10. La exitosa, ella es guapa, inteligente, tiene un trabajo que le gusta y un novio perfecto. Aunque es inevitable que te preguntes por qué no tienes la misma suerte.
  11. La que como 10 veces al día y no engorda.
  12. La que vive pegada al teléfono, cada que salen el 90% del tiempo tiene el celular en la mano y finge escuchar lo que le estás platicando.
  13. La que suele llamarte sólo cuando termina una relación para hacer cosas juntas.
  14. La que lo único que puede contarte son sus aventuras sexuales.
  15. La que sale perfecta en todas las selfies, en la primera, en la segunda y tercera…
  16. La que nunca te abandona, va contigo a todas partes y siempre tienen grandes aventura.

Qué difícil es …

CuLZuvsWEAAlUWf.jpg-large

 Ella 18 y él 22, todos podían darse cuenta de la gran conexión que existía entre ellos. ¿Seis años de historia serán suficientes para describir e imaginar una relación llena de un amor puro y sincero? un amor que llenaba cada parte de sus mentes y almas; un amor sin condiciones, un amor excitante y apasionado, un amor basado en la confianza y en la buena comunicación. Muy pocas personas somos capaces de ver el amor en su perfecta desnudes, de apreciar el infinito abismo de locura y pasión sin perdernos en el.  Cualquiera que los hubiera visto juntos sabría interpretar la gran energía que transmitían y la felicidad que los dominaba.

Si pudiera describir a cada uno diría que son tal para cual, no existen personas más alegres que ellos, comparten la misma risa escandalosa y contagiosa. Tienen su propia manera de comunicarse y entenderse con sólo una mirada, son el equipo perfecto; no les gusta perder un solo partido y hacen todo para ganar, les gustan los mismos programas de tv, en especial los documentales sobre el espacio y ovnis, aquellos casos del FBI y algunos capítulos de los Simpsons y el precio de la historia. Los antros no son lugares que frecuenten, prefieren una buena cerveza junto a amigos o familiares, él suele complacer los pequeños caprichos que ella tiene; le prepara una deliciosa cena en la cama, la cubre del frío y deja que ocupe un mayor espacio en la cama, aman dormir de espaldas, el calor que emanan sus cuerpos los mantiene abrigados y tranquilos. Aman el café por la mañana acompañado de un delicioso pan dulce o unos ricos hotCakes. Ella le teme a la obscuridad y él la alumbra hasta en los peores momentos. Las vacaciones son perfectas siempre tienen los mejores planes para disfrutarlas al máximo, si fuera poco la relación que existe entre sus familias es como la de muy pocas, en cada una de ellas son recibidos y consentidos de la mejor manera, tienen proyectos y sueños en común, él es diseñador gráfico, ella mercadóloga sin duda un gran equipo de creativos, ella le escribe versos y él le compone canciones, odian los regalos materiales, prefieren detalles que ellos mismos hacen, en navidad adornar la casa y el árbol es indispensable, hace poco les dejo de encantar el pipían, pero aman la pizza y los antojitos mexicanos, disfrutan las noches de poker y apostar con la familia, como toda pareja tuvieron sus cinco minutos de vicio con los juegos de azar y un par de meses estuvieron frecuentando casinos para “probar suerte”, sin embargo esto no resulto y finalmente dejaron de asistir, la mayoría de los fines de semana los pasaban en casa de él, su rutina  era de sus momentos favoritos, eran ellos y nadie más. El sábado por la mañana solían despertar tarde y preparar su desayuno, después de un buen baño ya estaban listos para tener su día perfecto. Podría describir aquellos días pero considero que cada uno tiene los propios y por un instante pueden pasar por nuestras mentes una serie de momentos inolvidables. ¿Quién no paso horas jugando con su pareja playstation, xbox o nintendo? Sin haber terminado disgustados porque uno gano más veces que otro o ¿Cuantas veces pidieron mil platillos en un restaurante sabiendo que no los terminarían? , Seguro una que otra vez les toco una pelea tonta por no haberse esforzado lo suficiente para ganar una apuesta de papas y refresco.

Cuantas anécdotas puedes imaginar y revivir en el momento de escribir estos renglones, sin embargo Seis años no caben en una hoja de papel. El final llego tan inesperado, ni siquiera ellos lo vieron venir y por lo tanto no pidieron detenerlo. Es verdad que llega el momento en que una relación tiene que fortalecerse sea cual sea la etapa que se atraviese; él 28 y ella 24 el gran mundo laborar y la vida adulta los habían encerrado y no había manera de entrelazar sus vidas sin que los sueños de uno se vinieran abajo. Tomar desiciones es de las cosas más difíciles , porque estás te llevan a etapas y caminos nuevos y retractarte sería poco inteligente si lo que buscas es tu superación personal y profesional. Para mi no hay nada más importante que aprender y esto incluye sin duda trabajos antiguos y por supuesto relaciones, llevar contigo cada experiencia y aprendizaje te hace crecer como persona y eso lo vale todo. Esta bien extrañar, esta bien llorar, pensar, desear, caer, pero nunca permitirnos sentirnos derrotados; vivir nuestra vida imperfecta será la mejor aventura que hayamos tenido.
Qué difícil es ponerle fin a algo a lo que no se lo quieres poner, qué difícil es decirle adiós a la persona de la que no quieres despedirte, qué difícil es elegir entre tu vida profesional y tu relación personal, qué difícil es desprenderte de una relación maravillosa, sin mentiras, sin engaños, sin terceros; qué difícil es sacarte de la mente los planes que difícilmente les costo planear, qué difícil es dejar toda una vida atrás, qué difícil es amar a alguien y no poder estar con él, qué difícil es ver que los días pasan y tu vida laboral alcanza el éxito, pero por el contrario él esta cada vez más lejos, qué difíciles son los fines de semana, qué difíciles son los días y las noches, qué difíciles son los niveles de playstation sin que él te ayude a pasarlos, qué difícil es conciliar el sueño cuando la almohada sólo te habla de él, qué difícil es escuchar su voz únicamente en tus sueños, qué difícil es no poder verlo a los ojos y decirle que estarán juntos a pesar de las adversidades, que difícil es tener que tomar una decisión que no lo incluya a él, qué difícil es escuchar a tu familia decir que lo extrañan, qué difícil es ver fotos viejas que por supuesto no quieres borrar, qué difícil es hablar con su familia y extrañar las tardes con ellos, qué difícil es escuchar la canción que te compuso y que no pueda cantarla a tu oido, qué difícil es alcanzar metas y qué él no este para felicitarte, qué difícil son las derrotas y que desees que él esté ahí para abrazarte y apoyarte, qué difícil es que el día de su cumpleaños no puedas felicitarlo y cantarle las mañanitas a todo pulmón,  qué difícil es no poder verlo cada mañana al despertar, qué difícil es no recibir un beso de buenas noches después de un día pesado, qué difícil es no poder burlarte de su nuevo corte de cabello, qué difícil es no poder ir de vacaciones con él, qué difícil es no poder dedicarle tus canastas y goles, qué difícil es ver una película que por mil razones te recuerde a él, qué difícil es llorar y no poder llamarlo para que su voz sea tu consuelo, qué difícil es escuchar su risa en todas partes, qué difícil es ver aquel peluche que ganaron en la feria después de mil intentos, qué difícil es comer sin él, lavar sin él, dormir sin él, platicar sin él, reír si él, tomar sin él, cocinar sin él, limpiar sin él, ver series sin él, trabajar sin él, jugar sin él, viajar sin él, cantar sin él, decir tonterías sin él, decir todas las frases que él decía, qué difícil es conocer sus secretos y debilidades y no poder ser quien lo anime y escuche; qué difícil es estar sin ti.

 

 

 

 

 

 

Ahora que no estás…

woman-506120_960_720

Aquel fue el último febrero que te vi, que te sentí, que te besé; se ha convertido un vicio fumarte, soñarte, pensarte. Aunque no pueda verte, aún te veo, aunque no pueda decirte nada, aún te digo mucho. En aquellos versos que alguna vez te escribí, en las canciones que alguna vez te dedique, en las viejas fotos que aún conservo. No hay lugar donde no estés; en la fila del super, en los conciertos de rock, en el Black Jack, en la comida de mi madre o en mi habitación vacía. Aunque no te pueda sentir, aún te siento, cuando cierro los ojos, cuando pronuncio tu nombre, cuando te sueño.

¿Qué si te extraño? Por supuesto que te extraño, necesito escucharte decir que “todo va a estar bien”, extraño que me cobijes por las noches y dejes el televisor prendido para que pueda dormir, necesito que escribas canciones inspiradas en el color de mi piel, en mis ojos y lunares, necesito que me hables como sólo tú sabes hacerlo, necesito que me abraces, necesito escuchar tu risa escandalosa y reír de tus malos chistes, necesito sentir tu mirada mientras hablo, extraño que me prepares de comer a media noche por mi falta de sueño, extraño usar tu ropa, extraño nuestros días y nuestras noches, extraño tus cuidados cundo tengo resfriado, extraño nuestras adictivas visitas al casino, extraño a tus mascotas, extraño el mole verde y las tostadas de tinga, extraño mi ropa colgada en tu closet, extraño nuestras llamadas, extraño escuchar tus platicas sobre historia o el universo y que respondas cada una de mis preguntas, extraño ver tu rostro cuando no ganas un partido, extraño que no dejes que me levante de la mesa sin haber terminado de comer, extraño mirarte a lo lejos y sonreír, extraño nuestras bromas, extraño las tardes en  el jardín, extraño esas noches de poker, extraño quedarme dormida en tu pecho después de un día agotador, extraño nuestros locos juegos, extraño ser un gran equipo, extraño cada agosto dentro de la piscina y “mes de diversión”, extraño las tardes de Voly y Basquetbol, extraño a tu familia, extraño que me concientas y seas el único que entienda mis caprichos, extraño ese par orejas pequeñas y el aroma de tu cuello, extraño mirar tus ojos; aquellos párpados y pestañas perfectas, extraño tomar tu mano. Sí, te extraño pero no cambiaría por nada esta sensación, este dolor, esta angustia, esta soledad, este silencio; estoy de pie sonriendo a un maravilloso pasado y un perfecto futuro.

Ahora que no estás soy una mujer nueva, recorreré cada sitio que soñamos recorrer, cumpliré aquellas metas que prometimos cumplir, alcanzaré los sueños que dijimos alcanzar, yo sin tí, tú sin mi; no importa, no tiene porque ser complicado.

Hoy le pertenecemos al pasado pero tendremos la dicha de llevar aquella apasionante historia en nuestra memoria. Tomaremos mejores decisiones, haremos grandes cosas, conoceremos nuevas personas, apostaremos mejor, rozaremos otros labios, tomaremos otras manos, lloraremos, sonreiremos, amaremos, gritaremos más alto, seguiremos adelante, cambiaremos de hábitos, aprenderemos nuevas cosas, iremos a otros lugares, escribiremos miles de historias y al final tendremos nuestras vidas soñadas.

 

 

 

20 mentiras que decimos las mujeres

a3976728a356d3d929197d7a44bf58bc

Las mujeres tenemos una manera muy peculiar de mentir y esto en cualquier situación que se nos presente; ya sea a nosotras mismas, para evitar salir con alguien, para ser las víctimas o porque simplemente queremos tener la razón.  ¿Te sientes identificada? 

  1. Sólo voy a comer poquito, para probar.
  2. No lo voy a llamar.
  3. No me pasa nada.
  4. Está caro, pero lo voy a usar con todo.
  5. Me duele la cabeza.
  6. No voy a regresar con él.
  7. El lunes empiezo.
  8. Si mi novio me hiciera algo, no se lo perdonaría nunca.
  9. Es sólo su amiga.
  10. Estaba borracha.
  11. Estoy confundida.
  12. No me voy a acostar con él, solo quiero saber como está.
  13. Tenía en celular en vibrador, no lo escuche.
  14. No soy celosa.
  15. No me importa.
  16. Me caen muy bien tus amig@s.
  17. Él no es como los demás.
  18. Después te llamo, estoy ocupada.
  19. Si cruzas esa puerta, no me volverás a ver.
  20. Te creo, obvio confio en ti.

 

Todas soñamos con “la vida perfecta”

Diferencias-entre-un-novio-y-una-pareja-8

A mí, después de la comida, lo que más me gusta en el mundo es ponerme a pensar en diferentes escenarios de mi vida. Mi madre podría decir que me faltan unos cuantos tornillos pero yo prefiero pensar que soy cursi y positiva.

A todas nos gusta soñar y justo antes de dormir podemos pasar horas pensando tonterías, inventando diálogos, besándonos con los actores más guapos e imaginando una y otra vez la “vida perfecta”. Cada una elige su aventura… algunas logran subir a muy buenos puesto, otras se acuesta con el tipo más sexy de la oficina y unas cuantas más cantan junto a Shakira en el mundial.

Mis historias siempre tienen que ver con el bendito amor y el dinero. Las más frecuentes son como aquella novela de Jane Austen, donde Elizabeth se siente atraída por el guapísimo  Mr. Darcy que al parecer es un personaje frío, orgulloso, distante y arrogante. Me imagino todos los escenarios posibles, los diálogos más originales y apasionados (muero de risa con algunas situaciones que llegan a presentarse durante la trama). 

Uno de mis sueños más frecuentes durante mis noches tiene que ver con los viajes; de alguna manera termino ganando la lotería, elijo una larga ruta por América Latina, Europa o Asia y salgo con mi mochila durante un par de años. Cuido todos los detalles: pienso en las personas que quiero conocer, el tiempo que estaré en algún lugar, en dónde podrá estar escondido mi futuro esposo o cómo tengo que administrar mi tiempo y dinero. 


Algunas noches locas me imagino esa vida de actriz de Hollywood, donde mi grandioso papel junto a Ryan Gosling me hace acreedora al Óscar de mejor actriz. La verdad es que al crear este tipo de historias excitantes, las ganas de trabajar duro por nuestros sueños crecen aún más y nos incita a querer alcanzar el éxito en cada parte de nuestras vidas.

Las mujeres a diferencia de los hombres necesitamos fantasear como se debe. Si vamos a soñar que nadamos en billetes antes de empezar a gastarlo necesitamos saber cómo y por qué lo obtuvimos; si compraremos algunos lujos, si dejaremos de trabajar de por vida, si tendremos casas por cada rincón del planeta o si nos dedicaremos a recorrer país por país. En mi caso compraría todas las entradas posibles a partidos de la NBA, por supuesto en primera fila, con suerte Stephen Curry o Zach Lavine se enamoren de mí. Por otro lado y pensando en mi familia, invertir el dinero en proyectos de algunos emprendedores haría que mi fortuna creciera.

Muchas veces no hemos conseguido llevar nuestra historia tan lejos, cuando nuestros ojos se han cerrado antes de ver el gran final.

Cada cabeza es un mundo y en especial para cada mujer “fantasear” es una forma de vida. Muchos de estos desvelos nos hacen poner los pies en la tierra, trabajar duro por nuestras metas y tomar decisiones profesionales y/o sentimentales; que a lo largo del tiempo pueden convertirse en todo aquello que alguna vez soñamos.

¿Cuáles son tus historias?